Pero Kaptah dijo:

– En verdad, ¡oh dueño mío!,

también yo estoy harto de ver

tu embriaguez y tu vida de cerdo,

hasta el punto de que el vino

ha perdido todo sabor para mi boca,

cosa que jamás hubiera creído posible,

y he renunciado incluso a beber cerveza.

>>>