Por esto me marché

lleno de sombríos presentimientos,

porque temía que

lo que era capaz de divertir

al rey Burraburiash

no fuese en absoluto divertido para mí.

En este punto, por una sola vez,

Kaptah fue de mi opinión.

>>>