Durante un tiempo
estuvo de moda
consumir un brebaje hecho
con serrín fermentado
en líquido de baterías de coches.

Y es que
cuando a un mozambiqueño
se le ocurre una burrada
no se queda en pamplinas,
evidentemente.

>>>