La tía Tere está esperándome en el balcón
y me reconoce cuando llego.

Y yo a ella: se parece mucho a mi padre.

Subo al piso y tengo una sorpresa muy agradable:
me encuentro allí a la tía Maru.

Eso me retrotrae mentalmente
a mi primera temporadita fuera del domus familiar,
la que pasé en Altea con ella,
con el tío Andrés y con los primos Aguirre.

No debí hacer nada notable,
porque Rafa no me ha sacado en sus famosos libelos.

Le pido a la tía Tere que me ayude
a completar mi lista de teléfonos
y lo hace con esa misma eficacia minuciosa de mi padre.

Me pregunto cuánta información
sobre pautas de conducta hay en la cultura,
cuánta en el entorno familiar
y cuánta en los genes.

>>>

YHA – 19141023

YHA – 2005#### – Sevilla

>>>