En cuanto a la serenidad,

Kipling nos dice

en «Stalky y Compañía»:

They were learning,

at the expense of

a fellow-countryman,

the lesson of their race,

which is

to put away all emotion

and entrap the alien

at the proper time.

Estaban aprendiendo, a expensas de un compatriota, la lección de su raza,

que es abstenerse de toda emoción y atrapar al extranjero en el momento adecuado.

Más que imperturbabilidad, es el control de unas pasiones que siguen existiendo…

hasta poder satisfacerlas, como es natural.

La verdadera serenidad es la ausencia de pasiones, pero sólo somos seres humanos.

Animales racionales, dicen, pero el sustantivo es «animales»…

>>>