Susanita: ¿No sabés que el que come y no convida tiene un sapo en la barriga?

Miguelito: A decir verdad, los egoístas nunca dimos mucho crédito a esa leyenda repugnante.

>>>