Con la ayuda de Schopenhauer