Las banderas de conveniencia
(Flags of Convenience, FOC),
a las que los corruptores del lenguaje
llaman “registros abiertos”,
existen para satisfacer
los mismos fines que
los paraísos fiscales,
con quienes
comparten la identidad
en la mayoría de los casos.

Panamá, recordémoslo,
es la bandera de conveniencia
más antigua y más exitosa,
con una flota mercante
que ocupa el primer lugar del ránking,
a enorme distancia del segundo clasificado,
otra bandera de conveniencia,
Liberia (o las Islas Marshall).

Las banderas de conveniencia
amparan sin escrúpulos cualquier tipo de buque,
permiten la contratación de tripulantes
en condiciones más que penosas,
ofrecen servicios financieros opacos
y dispuestos a lo que sea menester
de acuerdo con las necesidades del cliente, y
cobran por ello tasas muy razonables,
a veces de saldo.

Como, además, son paraísos fiscales,
no hay problema con los impuestos,
inexistentes o muy apañados.

Legal todo ello, por supuesto.

La libertad de capital
como principio inviolable e ilimitado.

>>>

http://www.naucher.com/

es/actualidad/itf-reabre-el-debate-

sobre-los-perjuicios-sociales-de-

las-banderas-de-conveniencia

>>>