El pasado viernes saltaba la noticia.

El Ayuntamiento de Barcelona

se propone cambiar
el nombre de la placita
situada al final de la Vía Layetana,
unos metros antes de llegar al puerto,
hoy dedicada a Antonio López López,

el emprendedor cántabro que,
con esfuerzo y tesón, partiendo de la nada,
supo construir la mayor naviera del país
(Vapores Antonio López y Cía.;
desde 1881,
Compañía Trasatlántica Española).

La noticia añade que
la estatua que preside la placita
será asimismo retocada
(“una intervención artística”, dicen).

>>>

http://www.naucher.com/

es/actualidad/

el-callejero-de-barcelona-y-la-memoria-historica

>>>