– Disculpe, maestro…

¿Cómo distingo un arte marcial de un deporte?

– Muy sencillo, hijo mío.

No tenemos campeones,

no alimentamos el ego de la competencia,

nuestras luchas siempre son por la vida y

nuestra función es servir a los demás.

>>>