>>>

No hay imagen más triste que la del leñador,

desesperado y sudoroso,

golpeando inútilmente troncos

con todas sus fuerzas,

pero con un hacha desafilada.

«He de cortar tanta madera esta mañana,

que no tengo tiempo de afilar el hacha»,

es su equivocado planteamiento.

>>>