Los restos mortales

del presidente Marcos

no fueron autorizados

a ser enterrados

en Filipinas.