<<<

Hace muchos años que el Ayuntamiento de Madrid intenta

resolver la movilidad de los automovilistas a base de aumentar la vialidad.

La cosa funciona mal, pero la gente sigue pasando horas y horas y horas al volante

y gastando lo que no tiene en pagar el bendito coche.

Como hay muchos que ya no tienen para pagar también la gasolina,

también han comprado benditas motos que usan para muchos desplazamientos.

Cuando llueve, ya no son tan prácticas.

Los usuarios las dejan en el garaje

y sacan… cómo no, el bendito coche.

El sistema lleva años al filo del colapso:

basta que una parte de los motociclistas habituales

saquen el coche a la calle para que el todo se vaya a pique.

En estos años en que se tomaron miles de decisiones erróneas,

¿quiénes han gestionado el Ayuntamiento de Madrid?

Pues ya lo ve usted: la culpa del embotellamiento

no es, por ejemplo, de Ana Botella.

Es de Manuela Carmena,

que lleva cuatro meses en el cargo…

>>>