3 de abril de 2007: el TGV rueda a 574,8 kilómetros por hora

Tengo el corazón partío con el récord de velocidad del TGV.
Mis diversas personalidades no se ponen de acuerdo.
El partidario-de-la-movilidad-sostenible está horrorizado, pero el adulto-que-odia-los-coches
está encantado por la enésima demostración de que los trenes siguen siendo más rápidos que los automóviles, como siempre…
Y el niño-que-miraba-pasar-los-trenes exige a gritos un viaje a Francia para rodar a toda máquina…

<<< 20070403 >>>