<<<

Ya casi desde el inicio mismo de su construcción, allá hacia mediados del siglo XIX, el trazado de los ferrocarriles españoles comenzó con mal pie. Y conste que no me estoy refiriendo al tema del diferente ancho de vía con respecto al patrón estándar; en contra de lo afirmado por una popular -y falsa- leyenda, la elección del ancho español no se debió a presuntos temores a una hipotética invasión francesa, un argumento por lo demás ilógico, sino al prosaico hecho de que las líneas de ferrocarril españolas se veían obligadas a vencer unos fuertes desniveles que exigían una mayor potencia de las locomotoras, lo que obligaba -estamos hablando de los primeros años del vapor- a construir unas calderas de mayor diámetro requiriendo a su vez a una mayor anchura de eje, lo que de paso rebajaba el centro de gravedad de los trenes proporcionándoles una estabilidad adicional y la capacidad de alcanzar -en el llano, se entiende- mayores velocidades.

<<<

http://www.jccanalda.es/

jccanalda_doc/

jccanalda_otrosarticulos/

infraestructuras/trenes.htm

>>>