Juan Manuel Grijalvo – La vida es un tango : Cambalache

Dedicado a mis amigos argentinos… y uruguayos

Hace algunos años empecé a decir que «la vida es un tango»,
frase que se completa diciendo «y la muerte un pasodoble».
Un día la pronuncié ante un argentino,
y él me hizo observar que no se puede decir que la vida es un tango,
porque hay muchos, y hace falta concretar de cuál se trata.

Así que cada vez que podía,
iba preguntando a mis amigos argentinos qué tango es la vida.
Bastante pronto di con uno que me contestó que es «Cambalache».
Le pregunté el porqué y si sabía la letra.
Como no era el caso, empecé a pedir la letra.
Y bastante pronto me la consiguieron, un argentino… y un uruguayo.
Hela aquí :

Enrique Santos Discépolo – Cambalache

Que el mundo fue y será una porquería,

ya lo sé;

en el quinientos seis

y en el dos mil también;

que siempre ha habido chorros,

maquiavelos y estafaos,

contentos y amargaos,

valores y dublés,

pero que el siglo veinte es un despliegue

de maldá insolente

ya no hay quien lo niegue;

vivimos revolcaos en un merengue

y en un mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo

ser derecho que traidor,

ignorante, sabio, chorro,

generoso, estafador.

Todo es igual; nada es mejor;

lo mismo un burro que un gran profesor.

No hay aplazaos ni escalafón;

los inmorales nos han igualao.

Si uno vive en la impostura

y otro roba en su ambición,

da lo mismo que si es cura,

colchonero, rey de bastos,

caradura o polizón.

 –

Qué falta de respeto,

qué atropello a la razón;

cualquiera es un señor,

cualquiera es un ladrón.

Mezclaos con Stavisky

van Don Bosco y la Mignon,

Don Chicho y Napoleón,

Carnera y San Martín.

Igual que en la vidriera irrespetuosa

de los cambalaches

se ha mezclao la vida,

y herida por un sable sin remaches

ves llorar la Biblia contra un calefón.

 –

Siglo veinte, cambalache

problemático y febril;

el que no llora, no mama,

y el que no afana es un gil.

Dale no más, dale que va,

que allá en el horno nos vamo a encontrar.

No pienses más, echate a un lao,

que a nadie importa si naciste honrao.

Que es lo mismo el que labura

noche y día como un buey

que el que vive de los otros,

que el mata o el que cura

o está fuera de la ley.

>>>

Esto lo escribió Discépolo en… 1935, y ya ve usted que anduvo acertado.

>>>

http://www.todotango.com/

Canciones…

Argentina…

Uruguay…

>>>